¿PODEMOS LIMPIAR EL CO2 DE LA ATMóSFERA?

Eliminar el dióxido de carbono que ya está en el aire se considera una posible forma de combatir el calentamiento global. Existen varios enfoques, agrupados como “tecnologías de emisiones negativas” para distinguirlos de las tecnologías que reducen o eliminan las emisiones de las centrales eléctricas y otras fuentes.

En teoría, reducir la concentración de dióxido de carbono que atrapa el calor en la atmósfera podría ser una forma de mantener al mundo bajo el objetivo de calentamiento de dos grados centígrados establecido por el Acuerdo Climático de París de 2015. Pero en la práctica, eliminar el dióxido de carbono no es nada sencillo. Hay preguntas importantes sobre la escala, el costo, la velocidad y los requisitos de energía. En la mayoría de los casos, el dióxido de carbono que se eliminó debería ser enterrado indefinidamente, y las tecnologías de almacenamiento de carbono solo se han desplegado a pequeña escala hasta ahora.

Algunas tecnologías de eliminación son más extravagantes que otras, pero en cuanto a cuáles son las más viables, podría argumentarse que ninguna es, al menos por ahora. En un informe, el Consejo Asesor de Ciencias de Academias Europeas ofreció una perspectiva pesimista para la eliminación de carbono, diciendo que ofrecía solo “potencial realista limitado” para tener un impacto climático. Los autores argumentaron que, en primer lugar, el mundo no debería contar con tecnologías de remoción para compensar la incapacidad de reducir o eliminar drásticamente las emisiones.

LAS OPCIONES

Hay cinco enfoques principales para la eliminación de dióxido de carbono:

PLANTAR MÁS BOSQUES.

Los árboles eliminan el dióxido de carbono de forma natural, incorporándolo en sus tejidos a medida que crecen. En todo el mundo, los bosques almacenan alrededor de mil millones a dos mil millones de toneladas de carbono al año, compensando una porción de los aproximadamente 10 mil millones de toneladas emitidas por la actividad humana. La reforestación y la forestación, bien gestionadas, podrían eliminar mucho más CO2 y mantenerlo fuera de la atmósfera. Pero plantar bosques es un trabajo lento y requiere una gran cantidad de tierra. En la actualidad, el mundo es mucho mejor talando los bosques que plantando otros nuevos.

APLASTANDO PIEDRAS.

Esta técnica se llama meteorización mejorada, y se basa en el hecho de que algunos tipos de clima rocoso se combinan de forma natural con el dióxido de carbono en el aire o el agua. Un enfoque sugerido utilizaría el mineral olivino, que es abundante, triturándolo en arena fina y extendiéndolo en la tierra, tal vez a lo largo de las costas. Pero minar, triturar y transportar los miles de millones de toneladas necesarios sería costoso e intensivo en energía. Y la eliminación de carbono aún sería extremadamente lenta.

CAPTURAR EL DIÓXIDO DE CARBONO DE PLANTAS DE ENERGÍA.

En este enfoque de alta tecnología, llamado bioenergía con captura y almacenamiento de carbono, o BECCS, la vegetación se usaría para eliminar naturalmente el dióxido de carbono. La vegetación luego sería quemada en una planta de energía y el dióxido de carbono en los gases de escape sería capturado y almacenado. Hasta ahora solo hay un puñado de proyectos BECCS en funcionamiento; otros han sido cancelados. Entre las muchas preguntas sobre la tecnología es si las emisiones son realmente negativas si se tiene en cuenta el costo de carbono para el cultivo y la recolección de la vegetación.

ESPOLVOREAR HIERRO EN EL OCÉANO.

Al igual que la meteorización mejorada, fertilizar el océano poniendo partículas de hierro u otros nutrientes en el agua es uno de los enfoques más descabellados. La idea es que los nutrientes estimularían el crecimiento de pequeñas plantas marinas llamadas fitoplancton, que incorporarían dióxido de carbono a medida que crecían y luego se hundirían en el fondo del océano cuando murieran, llevándose el carbono consigo. Sin embargo, colocar grandes cantidades de metal o productos químicos en el agua de mar se considera vertimiento al mar. Solo se han realizado algunas pruebas de la idea, una de las cuales se realizó sin supervisión científica en el oeste de Canadá en 2012 con el pretexto de ayudar a una comunidad nativa canadiense a mejorar su captura de salmón.

SUCCIONAR EL DIÓXIDO DE CARBONO DEL AIRE.

La mayoría de la tecnología es similar a la que se usa en los proyectos de captura de carbono en las centrales eléctricas: los químicos se unen con las moléculas de dióxido de carbono y luego se calientan o tratan de otra manera para liberarlas. Varias compañías han desarrollado máquinas para hacer esto. A pesar de toda la preocupación legítima sobre el aumento de los niveles de dióxido de carbono, el gas todavía representa solo alrededor del 0.04% de la atmósfera. Eliminar una cantidad significativa de esto implicaría mover grandes volúmenes de aire a través de miles y miles de máquinas de captura y alimentar las máquinas durante décadas.
Este texto apareció originalmente en New York Times, puedes leerlo en inglés aquí.
(Imagen:Banco Mundial)





Quieres ser Partner?

Llevamos muchos años brindando medianas y grandes empresas a tener éxito en el mundo digital. Durante estos años, compañías globales confían en nuestros programas, plataformas, webs y actualización de programación y contenidos. Si su empresa basa su actividad en el desarrollo y captación de Clientes, u otro tipo de servicios digitales escribanos a : bepartner@ahorroenergetico.net

¡ÚNETE A NOSOTROS!

Súmate a un equipo profesional, dinámico y desafiante.


Contacto

+54 11 5368 5861

+34 911 236 064

informacion@ahorroenergetico.net